El caso de Kenny Muhammad

Post image

Kenny Muhammad es un beatboxer americano considerado una de los precursores el Human Beatbox. De nacionalidad Americana, es conocido también como "El Hombre Orquesta", que junto a Razhel son tomados como los padres de esta nueva disciplina en sus comienzos.

Hace un par de semanas ocurrieron una serie de acontecimientos que cambiaron totalmente la visión que tenemos hacia esta leyenda del ritmo, formando un gran revuelo en internet en la comunidad beatboxer. Este artículo se ha escrito con el fin de intentar aclarar lo ocurrido, no sin saber que entramos en camisa de once varas.

Para poder comenzar con esta historia deberemos conocer la otra cara de la moneda.

Su nombre es Eklips y es considerado uno de los mejores Showman que podemos encontrar a día de hoy a lo largo y ancho del mundo. Nuestro francés se caracteriza especialmente por hacer covers, destacando la técnica del scratch como una de sus mejores armas, y sintiendo una tendencia hacia el rap. Tanto es así que, aparte de soltar sus propios versos, imita voces y gestos de grandes artistas como puede ser Busta Rhymes, Eminem ó Lil Wayne.

Es el momento de pasar a la acción.

Advierto que lo que vais a leer a continuación puede ser una versión incorrecta de los hechos, pero es la que he obtenido a base de recopilar información de otros usuarios e intentar buscar una conexión. Con ello quiero decir que si alguien quiere dar su opinión al respecto o corregir algo, tenéis los comentarios para hacerlo de una forma pacífica y ordenada.

“Parece ser “(Y digo parece, porque no lo dice en ningún momento, al menos que yo haya visto) que Kenny vio un vídeo de Eklips, concretamente éste:

Y no le gustó demasiado la interpretación de Eklips. Tal fue su indignación que dejó algunas palabras escritas en la página oficial de la BeatboxbattleTV en Facebook:

Como podéis imaginar, el resto de miembros de la página no daban crédito a lo que leían. El comentario generó un gran revuelo en la comunidad, y los usuarios pensaron que se trataba de un caso de apropio de la identidad de la cuenta de Kenny en Facebook, pero Kenny lo desmintió, dando a conocer públicamente su cuenta de Skype y su nº de teléfono para todo aquel que quisiera tener una charla con él, en particular con Eklips. (Lógicamente no vamos a hacer públicos estos datos, aunque si buscáis un poco los podréis encontrar.)

Si aún había dudas de si se trataba del verdadero Kenny Muhammad o si era un caso aislado de robo y apropiación de identidad de su cuenta social, estas dudas desaparecieron cuando el propio Kenny subió el siguiente vídeo a su cuenta Facebook. Os dejo con la versión subida en YouTube, pues no está permitida la inserción desde la red social:

Al que le acompañaba la siguiente descripción:

Kenny Muhammad and Eklips will battle for 10,000 euros so I Can use this money to give to The Honorable Louis Farrakhan for His Saviours Day Gift to get Farmland for Black people in America!

No sé qué estaría haciendo en ese momento Eklips, pero desde luego se iba a llevar una gran (y no grata) sorpresa cuando se enterara de que le estaban retando a una batalla por un valor de 10.000€. Y todo sin quererlo ni olerlo.

A partir de aquí los hechos se fueron relajando progresivamente, y es que el francés no hizo otra cosa que hacer caso omiso a todo. Desde luego es un alivio encontrar un poco de cordura en esta historia, y nos quitamos el sombrero ante el comportamiento de Eklips que actuó de la forma más correcta, que es no dejándose llevar por las circunstancias, pese a las continuas amenazas que estaba recibiendo en ese momento.

Como moraleja de la historia diré que, si algo pretendía Kenny desde luego no lo consiguió, pues el único que salió perjudicado de esta historia fue él, manchando su reputación y perdiendo el respeto de muchos sus fans. Como he leído por ahí, está bien que quisiera demostrar su valía retando a una batalla a Eklips, pero desde luego no con estas formas. Desde la Beatboxbattle se ha fomentado desde siempre el respeto entre los beatboxer y el saber estar, y este hecho mancha totalmente la filosofía que debe plantearse a la hora de enfrentar ritmos.

No deja de ser irónico que aproximadamente un año antes Kenny se dejara mostrar en un vídeo expresando paz y amor por los cuatro costados:

Aunque quiero pensar que el asunto queda zanjado con la respuesta de Eklips, no es menos cierto decir que me gustaría ver una disculpa por parte de Kenny en los próximos días tras haber formado este revuelo en la comunidad beatboxer. Que lo haga o no dependerá de él, pero lo que sí esperamos que no se vuelva  repetir es esta historia carente de sentido que esto seguro que nos deja a todos con un ácido sabor en la boca.